Booking.com
Despegar.com
Tripadvisor.com.ar

- No se dé un baño en piscinas el día que arribe a "Termas"

Al efecto cansado de un viaje, se suma el "microclima" del lugar, al que su organismo puede no estar adaptado, produciéndose una sensación de desgano y mareo. Un baño en las piletas, en ese momento, puede agravar la descompostura. 

Si se da un baño, por razones de higiene, hágalo a igual o menor temperatura que el cuerpo. Este baño, un poco más frío, es un reactivante suave y no fuerza el organismo.

- No permanezca en las piscinas más tiempo del aconsejable

La presión que el agua ejerce sobre la caja toráxica facilita la inspiración (ingreso de aire) pero obliga a hacer un esfuerzo muscular, dificultando la espiración (salida de aire). 

Esto hace que quede retenido el anhídrido carbónico, acumulándose en la sangre a niveles no deseables. Esto trae somnolencia y sensación de fatiga. En casos extremos se llega a la pérdida de conocimiento. Debe haber un equilibrio entre el oxígeno respirado y el anhídrido carbónico expulsado.

Además, si bien - y positivamente - el agua termal "relaja los músculos", le recordamos que su corazón también es un músculo, y al "relajarse" pierde tonicidad. Eso ya no es tan positivo.

- No tome demasiados baños de inmersión por día

En individuos enfermos, los vasos no reaccionan igual que en una persona sana. A veces, al recibir el impacto de la inmersión caliente, los conductos sanguíneos se contraen primero, pero les falta capacidad de reacción para la segunda fase, llamada de dilatación secundaria (hiperemia) que es sustituida muy peligrosamente por un espasmo prolongado que puede llevar a situaciones peligrosas.

- No tome los baños a primera hora

Durante el sueño, la tensión arterial baja, y con ella, la velocidad de los reflejos. Al despertar, es la hora de la presión más baja del día (sopor). Si usted se da un baño en ese momento, la baja presión disminuirá aún más, pudiendo sobrevenir consecuencias negativas. Después de levantarse, tome un desayuno liviano, camine un poco, haga ejercicios suaves y tome un baño después de esas actividades (media mañana) para evitar los riesgos.

- Tome los baños como mínimo dos horas después de comer

La digestión hace que la circulación de la sangre periférica afluya a las vísceras. Si usted se baña en ese momento el agua caliente producirá una vaso dilatación de las arterias y vasos que irrigan la piel, retirando la sangre del aparato digestivo.

Esta última función se interrumpirá con el cierto riesgo de producir un shock de graves consecuencias, como pérdida de conocimiento, peligro de ahogamiento, y hasta colapso cardíaco. Estos consejos pueden inhibir a muchos, pero son fáciles de aplicar. Los beneficios de los baños termales son tan grandes para el cuerpo y la mente, que compensan ampliamente estas prevenciones.

- El descanso

La efectividad de los tratamientos dependerá mucho del descanso y la despreocupación mental, del relajamiento en definitiva. Integrarse a grupos o actividades demasiado activos, a veces lo impide.

TERMAS