Booking.com
Despegar.com
Tripadvisor.com.ar

La curiosa amalgama de creencias indígenas atribuyen su nombre a los Reyes del Imperio Incaico.Ya que a 150 km aproximadamente más al norte de la ciudad de San Salvador de Jujuy, se encuentra la localidad de Casabindo, departamento de Cochinoca, donde residía antiguamente el CURACA (jefe de las tribus indígenas que poblaban el NOROESTE ARGENTINO), regentadas por los INCAS. Asiduos visitantes de las aguas sagradas, los cuales se valían de la famosa red caminera (Camino del Inca) para arribar en busca de bienestar para el cuerpo, atribuyéndoles así poderes mágicos. Los conquistadores españoles cuando arribaron a la zona tomarían esto como referencia y lo bautizarían como TERMAS DE LOS REYES, quedando actualmente con el nombre simplificado de TERMAS DE REYES.

Los primeros intentos de aprovechamiento de las aguas hipertermales de la zona datan de finales del siglo XIX con instalaciones muy precarias, que intentaban darle al público acceso a baños de aguas terapéuticas.

En el año 1932, frente a la vertiente de donde emanan las aguas termales, un inmigrante italiano llamado Mazueli construye su casa de madera convirtiéndose en pionero.

Debido a que sólo se accedía por medio de un sendero que bordeaba el RÍO REYES, algunas veces se tornaba incómodo o imposible debido a deslaves y derrumbes de los cerros adyacentes. Esto ocasionó que en 1933 fuera abandonado y se inicie la ardua tarea de construir el nuevo camino que cruza cornisas y serpentea a través de los cerros ofreciendo caprichosas figuras al ojo del visitante.

Esto ocasionó que el entonces Gobernador de la Provincia de Jujuy Don Pedro Buitrago y su Ministro de Economía Dr. Mario Fascio Pérez con gran visión de futuro gestaran el HOTEL TERMAS DE REYES.

El proyecto y la construcción fueron autoría del Arq. Jaime Roca, cordobés, acompañado por el Maestro Mayor de Obras Santiago Lucarde. Ambos para su construcción, tuvieron en cuenta los recursos naturales de la zona, tales como las pesadas piedras transportadas a lomo de mula y ladrillos de la vieja cortada de Guerrero, (en la actualidad, paraje poblado sobre la ruta Pcial. N° 4) propiedad de Don Ignacio Carrillo.

En el mes de noviembre de 1938 se inaugura finalmente el GRAN HOTEL CASINO TERMAS DE REYES, con una gran recepción donde actuó la orquesta de José Melin.

Majestuoso, recostado en forma de media luna y rodeado de bosques, contaba de 50 habitaciones lujosamente amobladas por la afamada casa de muebles NORDISCA de Buenos Aires, una confitería, comedor y casino. La explotación del mismo estaba a cargo de “Casinos Asociados de Mar del Plata” siendo el primer concesionario el Sr. Cabello Campo.

Para recorrer los 19 km que separaban a la ciudad de San Salvador de Jujuy con Termas de Reyes, circulaba un colectivo Ford con capacidad para 16 personas de la empresa Olandini.

Después de cuatro años de explotación, deja de funcionar como Casino y Hotel. Durante el gobierno peronista cuyo Gobernador era Don José Alberto Iturbe, el hotel es donado a la fundación María Eva Duarte de Perón. Luego de reacondicionarlo, en el año 1946 sirve como Hogar Escuela y Clínica de recuperación para niños de escasos recursos al que asistían unos 300 niños. La Sra. María Eva Duarte de Perón estuvo alojada en dos oportunidades en su habitación (la 107, actualmente la 101), especialmente reacondicionada para su visita y estadía.

Con la Revolución Libertadora del año 1955, la Dirección de Turismo y su Directo el Escribano González Padilla, inician los trabajos de restauración, devolviéndole su forma original. Mientras se reacondicionaba, un italiano, el Sr. Lino Marin, atraído por la belleza del lugar, construye sobre la ladera izquierda de la Quebrada de Reyes una pintoresca Hostería de tres plantas, pero el desmoronamiento del cerro la sepulta. Todavía se pueden apreciar sus ruinas.

En el año 1958 el HOTEL TERMAS DE REYES queda inaugurado por segunda vez y en él se celebra el 1° Congreso de Rotarios Internacional.

En el año 1960 estando a cargo de la concesión Francisco Oteo, vuelve a funcionar el Casino. En el año siguiente la firma H.O.A.S. de los hermanos Cidale, atraído por la fama de sus aguas termales, invierten fortuna y esfuerzo instalando ellos mismos una planta industrial de bebidas en donde se fabricaban los productos BILLS (Coca, Naranja y Soda).

Pero en el invierno de 1975 cuando la nieve cubre la copa de los moyes, tuscas y ceibos, los hermanos Cidale venden moblaje y maquinarias al Sindicato de Obras Sanitarias de la Nación terminando con su actividad.

En el año 1976 durante el proceso, el Gral. Urdapilleta, Gobernador de la provincia, interviene el hotel designando temporariamente al Sr. Sanlungo para su explotación. Al finalizar la época del Proceso de Restauración Nacional, en octubre de 1983 el Sr. Antonio Maggi es designado a cargo del mismo.

El hotel después de ser parte del patrimonio del Estado Nacional lo dio en parte de pago de deudas a la Provincia de Jujuy, etapa en la que la explotación del mismo dejó de ser estatal pasando a concesionarios privados. Posteriormente la provincia de Jujuy lo dio en parte de pago por una deuda que la provincia mantenía con la Municipalidad de San Salvador de Jujuy.

Durante el gobierno del Ing. Snopek en 198, dos empresarios jujeños, Juan Ramón Quiroga y su esposa Yolanda Marcos de Quiroga, se convierten en concesionarios del Hotel hasta que en el mes de marzo de 1999 mediante una licitación pública se realizó la privatización del HOTEL TERMAS DE REYES, quedando como adjudicataria la empresa jujeña LAS ALMONAS S.A. la cual tuvo a su cargo el reacondicionamiento y reestructuración integral del avejentado edificio junto con la explotación del mismo. Obras que devolvieron la magia y esplendor al tan conmemorable e histórico hotel.

Una curiosidad: el Hotel Termas de Reyes y su entorno fue motivo de inspiración para la Casa de la Moneda de la República Argentina, la cual plasmó en el reverso de un billete de $50 su imagen. ¿Lo sabía?

TERMAS